Compartir

domingo, 27 de agosto de 2017

Los bebés perciben los rostros a través del vientre materno

Desde el periodo fetal, los bebés prefieren vislumbrar caras a objetos. Los fetos responden a estímulos visuales en el tercer trimestre de gestación.Las 40 semanas de embarazo siguen siendo uno de los misterios más apasionantes para la ciencia.

 Aunque conocemos algunas de las prácticas más sorprendentes del bebé durante el periodo fetal, como que es capaz de jugar con el cordón umbilical, que se mueve mientras duerme y que le encanta deglutir el líquido amniótico, hay mucho más que aún permanece en secreto dentro del vientre materno.

Uno de los últimos descubrimientos en este sentido es que, desde la semana 34 de embarazo (ya en el tercer trimestre de gestación), el feto muestra preferencias por los rostros humanos.

Se ha comprobado a través de un estudio de la Universidad de Lancaster (Reino Unido) que analizó la reacción de los bebés de 39 mujeres embarazadas cuando se proyectaban luces sobre la pared uterina de las madres.

Observando sus reacciones mediante ecografías 4D (en tres dimensiones y en tiempo real), los investigadores se dieron cuenta de que los bebés giraban la cabeza de forma habitual cuando la forma que se esbozaba sobre el abdomen materno se asemejaba a un rostro humano.

Así, la luz se presentaba en un patrón vertical cuando quería identificarse con caras y con un patrón horizontal si representaba cosas. Ante estas dos formas, había el doble de probabilidades de que los bebés mostraran interés cuando la luz era vertical para simbolizar un rostro humano.

Aunque desde hace décadas se sabía que el niño cuando nace muestra una clara preferencia por el rostro humano, hasta este momento no se había comprobado esta predilección en el periodo fetal.
El experimento ha permitido, además, explorar el alcance de la visión del bebé en formación y saber que percibe luces, sombras y formas (aunque sea difusas) a través de la pared uterina.

Nacemos con una visión muy imperfecta
Cuando nace, el niño no ha desarrollado del todo su capacidad visual. En las primeras semanas solo ve objetos o personas situadas a unos 20-30 cm de distancia, aunque ya muestra una clara debilidad por los rostros, al igual que sucedía en el vientre materno.

En estas primeras semanas de vida extrauterina, el bebé percibe lo que le rodea en blanco y negro y en una escala de grises.

Para los autores de la investigación, los hallazgos de la misma no son casuales. A pesar de la posibilidad de que los fetos hubieran reaccionado ante cualquier figura presentada a través del vientre de sus madres por la novedad, el hecho es que el patrón de respuesta fue muy similar al de los bebés ya nacidos, priorizando las formas verticales (asemejadas a rostros humanos) sobre las horizontales.

Aunque se ha podido confirmar que los fetos disponen de cierta capacidad de identificación visual durante el periodo de gestación, los investigadores desaconsejan a las madres realizar por su cuenta ejercicios similares con luces brillantes.

Fuente: 20minutos.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario