Compartir

viernes, 7 de agosto de 2015

Hospital japonés utiliza sushi y origami para entrenar a sus cirujanos

En lugar de probar las habilidades de los aspirantes a cirujanos en pacientes reales, un hospital japonés desarrolló un innovador programa de evaluación, que incluye origami y sushi.

 El hospital Kurashiki Central, en el sur de Japón, ofrece uno de los mejores programas de pasantías para residentes del país, pero los estudiantes que quieran asegurarse un lugar en el programa deben poner a prueba sus habilidades en una serie de desafíos bastante bizarros.
600x400xJapanese-surgeon-test-600x400.jpg.pagespeed.ic.2zoSm0ac9d
Primero, deben utilizar sus instrumentos quirúrgicos para plegar un papel que sólo mide 1.5 centímetros cuadrados, y convertirlo en una pieza de origami.
600x400xJapanese-surgeon-test5-600x400.jpg.pagespeed.ic.SV3uuyLU-p
En segundo lugar los aplicantes deben intentar rearmar el cuerpo de un insecto. El cadáver del insecto mide cerca de 35 mm, pero está dividido en 13 partes diferentes que los estudiantes deben volver a poner en su lugar sin dañarlas en lo más mínimo.
600x400xJapanese-surgeon-test6-600x400.jpg.pagespeed.ic.M1KI0XdLAP
Y finalmente, el tercer desafío consiste en preparar pequeñas piezas de sushi con un único grano de arroz (que mide alrededor de 5 mm) junto a otros ingredientes.
600x400xJapanese-surgeon-test7-600x400.jpg.pagespeed.ic.IUirUUffI4
Los estudiantes tienen 15 minutos para completar cada desafío cuantas veces quieran, en pos de incrementar sus chances de convertirse en residentes del hospital Kurashiki Central.

Los test pueden parecer raros para una institución tan prestigiosa, pero fueron escogidos por una razón, todos ellos requieren una increíble cantidad de concentración, coordinación y manos firmes, o sea, las cualidades más importantes que se le pueden pedir a un cirujano.

Fuente: Periodismo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario