miércoles, 19 de agosto de 2015

El porno aumenta la cantidad y la calidad del semen, revelan investigadores

Ningún hombre imaginó que una  alternativa para lidiar con los problemas de la infertilidad masculina, fuera, justamente, el porno. Se conoce que  la satanizada masturbación tiene muchos beneficios para la salud Ahora, en películas, videos y revistas, y cualquier presentación imaginable,  la pornografía puede resolver las bajas cuentas espermáticas padecidas por muchos hombres hoy en día.

Nos han hablado de mejorar la alimentación, cuidarse de la ropa ajustada, realizar actividad física, siete, diez, veinte tips para mejorar la calidad del esperma, pero  no se había recomendado la terapia pornográfica.

En el año 2015, el porno junto con veintiún voluntarios de sexo masculino se puso al servicio de la ciencia para un estudio de la Universidad de Wooster, Ohio, publicado en Evolutionary Psychological Science.

Su conclusión fue que los hombres que se masturban con la inspiración de un ‘nuevo estímulo femenino’—incluido en cualquier recurso de tipo pornográfico— producen más cantidad de espermatozoides y de mejor calidad.
La interpretación del estudio es que los hombres realmente se benefician a nivel de cuentas espermáticas, con la fantasía o el encuentro casual con una desconocida.

En el estudio, se analizaron las muestras de 21 individuos, comprometidos a una completa abstinencia de alcohol y sexo por cuarenta y ocho horas antes de cada sesión de masturbación. Los voluntarios se ‘inspiraron’ con siete películas pornográficas en un periodo de quince días. Con una variable más: las primeras seis películas contaban con las actuaciones de los mismos actores, hombre y mujer, mientras que la séptima obra era protagonizada por el mismo actor pero con diferente actriz.

El resultado global reveló aumento en el volumen y la cuenta espermática de los voluntarios al masturbarse y su eyaculación fue más rápida, con la película número siete.

Queda la misteriosa posibilidad de que por alguna razón, todos los hombres coincidieron en ver a la mujer de la séptima película como más atractiva. No se averiguó con los voluntarios cuales fueron sus niveles de excitación en cada película, sin embargo, el experimento fue diseñado para detectar el factor de novedad, es decir, la mujer de la película siete.

Los resultados del estudio no significan que el hombre está predestinado a engañar a la mujer, aunque sugiere que la evolución de los individuos del sexo masculino ha favorecido que les sea más fácil tener sexo y fecundar a mujeres que no son sus parejas (quizá por ello las amantes siempre salen con la noticia incómoda del embarazo…).

La Dra. Laura K. Sirot, co-autora del estudio, insiste:
Nuestro estudio no se refiere a que la monogamia sea favorecida o desfavorecida a nivel evolutivo. Sin embargo, éstos resultados y otros estudios sobre la eyaculación sugieren que las relaciones sexuales extra maritales pueden haber existido desde hace mucho.

El hecho de que un hombre tenga una gran capacidad de fertilizar a una desconocida en un encuentro sexual casual suena como una irreverente estrategia usada por la naturaleza para asegurar numerosos descendientes, a pesar de la monogamia.

 
Sextings

Vayamos más allá: el misterio de este descubrimiento es relevante para el campo de la biología evolutiva y la psicología del hombre, pues dicho estudio aplica en la detección y tratamiento de la infertilidad masculina. La primera aproximación médica empleada para determinar la fertilidad de un hombre es la toma de muestra de espermatozoides. De esta manera los pacientes terminan masturbándose con material pornográfico como inspiración, y esto podría estar arrojando datos falsos sobre la fertilidad del paciente, pues aparentemente, el factor ‘porno-mujer ardiente desconocida’ alteraría favorablemente el conteo de espermatozoides por lo que el médico diagnosticaría al paciente como sano y fértil, cuando puede que en realidad no lo sea.

Fuente:PijamaSurf

No hay comentarios:

Publicar un comentario