Compartir

sábado, 29 de agosto de 2015

7 maneras poco convencionales de automotivarte

Cuando te propongas una nueva meta olvídate de darte ánimos con el clásico “¡No te rindas!”, “¡Mira el lado brillante de la vida!” o “No hay premio sin dolor”. Estos clichés tan trillados cansan, y además no te aporta la dosis real de motivación y energía que necesitas.
  Aquí tienes siete nuevos ejemplos originales que te harán pensar de distinto modo –y motivarte-:
 
"Bienvenido, dolor". Sí, acéptalo y tómatelo como una debilidad que sale de tu cuerpo para que lo realmente fuerte quede dentro de ti. 
 
"Quiero sentirme bien". Y así es cómo lo harás cuando hayas hecho tu tarea, ya sea deportiva o financiera, piensa en la recompensa de más tarde. 
 
"Dejaré de avanzar y miraré un momento atrás". Puede parecer paradójico, pero parar solo por un momento y reevaluar tus metas cuando has conseguido logros puede ser la mejor terapia de automotivación. 
 
"Dejaré de fumar". Cuando te liberas de esta pesada costumbre, logras ver con más claridad qué te perdías. Hazlo y verás tu motivación incrementada. 
 
"Tendré un descanso real y saludable". No confundamos descansar con no hacer nada, sería caer en un craso error. Saber disfrutar de tus ratos de ocio te reportará vitalidad real para tu trabajo. 
 
"El fracaso es mi mejor amigo". Aceptarlo como una realidad te hará ver que no es el fin de nada. Acaso el principio de un éxito que no llegó a ver la luz. 
 
"Voy a divertirme haga lo que haga". Ríete y tómatelo todo con humor. Si te tomas la vida demasiado en serio, cualquier meta va a superarte. 
 
Fuente: forbes.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario