Compartir

viernes, 8 de noviembre de 2013

Compró la casa en un remate y se la devolvió a su dueña


Silvina se iba a quedar en la calle con sus dos hijos ya que su casa fue a remate. Pero un hombre la compró y se la devolvió, para que se la paguen "cuando y como puedan". "Es un enviado de Dios. Nadie hace algo así hoy en día. Le voy a estar agradecida de por vida", contó la mujer. 


CIUDAD DE BUENOS AIRES  Un hombre llamado Claudio Del Valle compró, en un remate en Bahía Blanca, la casa de una mujer que se estaba por quedar en la calle con sus dos hijos y se las cedió.

Silvina Corzo y sus dos hijos estaban a un paso de quedarse en la calle, ya que la habían estafado con la escritura de su casa y el Banco de La Pampa había dispuesto el remate de la vivienda que ocupaban en Enrique Julio 1647.

A la mujer la habían estafado con la escritura de su casa y el Banco de La Pampa había dispuesto el remate de la vivienda que ocupaban en Enrique Julio 1647.

Pero ahí apareció Del Valle, un puanense asiduo concurrente a las subastas, para poner 71 mil pesos de su bolsillo y comprar la casa.

Yo me encargo de vender y comprar propiedades, y nunca en un remate me había pasado algo igual. Había mucha gente interesada en comprar la casa. Hasta que se me acercó la mujer, me preguntó a mí si la iba a comprar, y me dijo que la iba a perder”, contó el hombre en diálogo con LA BRÚJULA 24 FM 93.1, según publica Bahía Digital.

“Le dije que la única mano que podía darle era comprándole la casa en el remate, y que después me lo pagaran cuando y como pudieran. Yo vengo de una familia humilde, me costó mucho criarme en la calle y si podía dar una mano, se la iba a dar. No me costaba nada. Uno es padre de familia y tiene que tener corazón”, agregó.

La subasta arrancó en 2 mil pesos, y rápidamente los valores fueron escalando. “Llegó a 70 y salté, 71 y bajá el martillo, dije. Había mucha gente que quería comprar la casa. En ese momento los familiares de la chica no lo podían creer. De hecho, ella se desmayó”.

“Estoy contento porque cumplí mi palabra. Le dije a la chica que nadie la iba a sacar de su casa y nadie la va a sacar”, afirmó Del Valle.

"Es un enviado de Dios. Nadie hace algo así hoy en día. Le voy a estar agradecida de por vida", contó Silvina, emocionada, con sus hijos en brazos, al informativo de Canal Siete.

"Me dijo que nos quedemos tranquilos, que podemos ir devolviéndole la plata de a poco, como podamos. Antes de irse a su ciudad, vino a mi casa a tomar mates y ver como estaba mi mamá, que se descompuso en el Colegio de Martilleros por la situación", mencionó la mujer.

Fuente: Urgente24.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario